El Recinto - El Bolsón

Responsable: Ariane Freymond

Licenciada en Obstetricia – Formación Europea

Contención, información y herramientas para transitar estos momentos. Recuperando el poder personal de cada uno.

“Para cambiar el mundo es preciso cambiar primero la forma de nacer” M. Odent

Responsable Mtra. Iº Maike Kempe

En Armas de Corte se aprende a usar diferentes armas de filo. Se realiza un entrenamiento físico intenso y se aprende el uso de las armas, su historia, el protocolo y la aplicación en el combate.

Comenzamos la práctica, de manera progresiva, con réplicas en caña o madera de las armas con filo (shinay, boken, jian, etc), estudiando cada una de ellas con la técnica que la caracteriza.

Buscamos en esta práctica templar al guerrero interno. Con la práctica regular se mejora la coordinación, precisión, agilidad, concentración y reflejos que nos permiten resolver con determinación las diversas situaciones a las que nos enfrentamos día a día.

Responsable: Instructor Chiara Caviglia


Responsable: Instructor Jerónimo Palavecino

Responsable: Chiara Caviglia


pakua

Responsables : Adolescentes y adultos, Mtra. Vº Fernanda Magadán

Niños, Mtra. Iº Maike Kempe

El Arte Marcial de los Cambios (Pa Kua) brinda al practicante un espacio de contienda consigo mismo, donde desarrolla eficaces técnicas de combate orientadas a su evolución personal.

La preparación física adecuada a través del fortalecimiento y flexibilización, permiten la mejor conexión mente-cuerpo. Esta integración, desarrollando técnicas progresivas de lucha, incrementa la seguridad, la fuerza, aumentando la confianza y autoestima. La persona se enfrenta con sus propios temores y dificultades, situaciones que obstaculizan su natural evolución y desenvolvimiento.

El practicante desarrolla técnicas de Defensa Personal , golpes con pies y manos, técnicas con palancas, lances, desplazamientos diversos, técnicas con puntos orientales, media lucha, lucha libre, desarrolla su energía y conoce la energía de su oponente. El aprendizaje progresivo se adapta a las necesidades de cada alumno, acompañando su progreso y crecimiento.

En las clases de Arte Marcial buscamos fortalecer la seguridad personal, elevar la autoestima, superar miedos y otros obstáculos. Conociendo las propias fortalezas, trabajamos para aumentar la tonicidad muscular y aprender a coordinar y dominar nuestro cuerpo.

Para lograr esto se práctica de manera progresiva aprendiendo técnicas de defensa personal, simulaciones de ataque, golpes de pies, torsiones y palancas, lances, aplicación de puntos chinos y técnicas desde el suelo. Estas prácticas se complementan con un trabajo de elongación y fortalecimiento muscular.

El Arte Marcial Pa Kua no es competitivo, esto favorece el trabajo con el compañero, el respeto mutuo, el aprendizaje progresivo y el no abuso de la técnica. Todos estos principios se aplican y transmiten en todas las clases de nuestra Escuela.

Responsable: Mtra. Iº Maike Kempe

Responsable Mtra. Fernanda Magadán / Maike Kempe

Tai Chi, es un arte marcial desarrollado en el Imperio de China, practicado actualmente por varios millones de personas en el mundo entero, por lo que se cuenta entre las artes marciales de práctica más masiva. En la República Popular China el Taijiquan es un deporte popular y en los parques de las ciudades se puede observar por las mañanas a miles de personas ejercitando sus movimientos lentos y fluidos.

Originalmente, el Taijiquan es un así llamado arte marcial interno para la lucha cuerpo a cuerpo, ya sea armada o desarmada.

En tiempos más recientes se lo considera cada vez más como un sistema general de kinesiología o de gimnasia, que por una parte sería muy provechoso para la salud, mientras que por otro lado podría servir al desarrollo de la personalidad y la meditación. Frente a estos puntos de vista, su aspecto de arte marcial va perdiendo importancia hasta a veces desaparecer totalmente.

El principio fundamental del Tai chi es la suavidad, el practicante debe moverse de manera natural, relajada, suelta y fluida.

Las 10 reglas fundamentales:
  • Erguir la cabeza de manera relajada.
  • Mantener el pecho atrás y enderezar la espalda.
  • Soltar la región lumbar, la cintura.
  • Separar lo vacío y lo lleno (distribuir el peso correctamente).
  • Dejar colgar los hombros y los codos.
  • Aplicar el chi (energía) y no la fuerza física.
  • La coordinación de lo de arriba con lo de abajo.
  • La armonía entre el interior y el exterior.
  • El flujo ininterrumpido (que el movimiento fluya).
  • Mantenerse quieto en el movimiento.

Responsables: Fernanda Magadán / Maike Kempe

OBJETIVOS:
  • Detener y cambiar malos hábitos corporales.
  • Liberar al cuerpo de extensos patrones rutinarios de mala coordinación.
  • Retomar la “perspectiva natural”.
  • Estimular a los mecanismos internos de coordinación para que se tornen más certeros.
  • Recuperar el equilibrio natural del cuerpo.
  • Recordar o adquirir el placer de “estirarse”.
  • Romper con el patrón mental “elongar duele”.
  • Aprender a sentir el cuerpo, registrar sensaciones y diferenciarlas.
  • Mejorar la postura , y mediante esto, deshacernos de tensión muscular y contracturas crónicas.
FUNDAMENTACIÓN:

El cuerpo fue diseñado para moverse, estirarse, retozar, disfrutar. El patrón primario de movimiento trabaja eficiente y fácilmente con la estructura humana. No hay más que tomarse un rato para observar a un bebé o a un niño pequeño para comprobar este hecho. A medida que un niño crece, comienza a imitar posturas y actitudes corporales de sus allegados, padres o gente que lo rodea, y ve con frecuencia o tiene injerencia sobre él. Con el paso del tiempo, los hace propios, y lo que en principio era “derecho”, se “tuerce”. Esto puede suceder rápidamente, durante los primeros años de una persona, haciendo que de esta manera su motricidad, coordinación y equilibrio se vea afectada. Habitualmente, hacemos esfuerzos excesivos para hacer las cosas, pero generalmente somos ignorantes al respecto.

Si nuestra “estructura”, o sea, nuestro cuerpo, no está derecho, no está alineado, por simple Ley de Gravedad si nos relajáramos, “caeríamos sobre la Tierra”. Para que esto no suceda, hay una fuerza constante aunque imperceptible que evita este hecho. Conclusión: aunque pensemos que sí, nunca estamos realmente en una postura relajada cuando estamos parados, inclusive sentados. Es más, nuestros músculos, tan acostumbrados están a este trabajo imperceptible pero constante, que han adquirido una memoria, y es altamente probable que permanezcan “haciendo fuerza” aún mientras reposan. Esto es causa frecuente de constantes y a veces inexplicables contracturas y permanentes dolores musculares, que comprobadamente desaparecen al mejorar la persona la postura, y alongar y flexibilizar sus músculos.

El stress excesivo en alguna parte del cuerpo es usualmente parte de un largo patrón de un mal hábito de coordinación. Los hábitos mal adoptados alteran nuestra retroalimentación sensorial general, nuestra percepción y nuestros pensamientos, es decir, nuestra manera de ver el mundo. Intentemos considerar un hecho encorvados, con los hombros tirados hacia delante, y meditemos sobre este hecho. Luego consideremos ese mismo hecho, con la espalda bien derecha, el mentón a 90° y los hombros hacia atrás, y analicemos qué pasa.

BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA:
  • Movimientos más gráciles y livianos.
  • Mejor alineación y por ende, respiración más natural.
  • Alivio de dolores físicos.
  • Mejorar la relación cuerpo/mente.
  • Percibir mejor nuestro cuerpo, y de esta manera, “usarlo mejor”.
  • Apreciación sensorial más completa y compleja.
  • Cambios positivos en una amplia variedad de conductas y habilidades.
  • Posibilidad de aplicar estos cambios a la mecánica cotidiana de la vida: parase, sentarse, levantarse, andar, etc.

Responsable: Instructor Manuel Hidalgo


Responsable: Joao Valdez